PEDIR AYUDA

PEDIR AYUDA

Crear o sobrevivir. Por que las empresas tienen alternativas para elegir.

Pedir ayuda no está mal, pedir ayuda no es un signo de debilidad, todo lo contrario es totalmente necesario. 

Esta semana vino a mi casa un familiar, a quien quiero mucho, pidiendo ayuda sobre el manejo financiero de su dinero. Es increíble como en este tema nos hemos preparado toda la vida para conseguir dinero, pero a su vez lo poco que nos hemos preparado para administrarlo y manejarlo una vez que lo hemos conseguido. Cómo el sistema actual lo que hace es confundir en vez de ayudar, incentiva el error.

¿Me volví consultor financiero ahora? Nooooo, ni cerca. Mi reflexión hoy es acerca de la importancia de pedir ayuda.

¿Por qué no lo hacemos?

A nivel profesional creo que tiene que ver con la necesidad de demostrar que somos capaces de desarrollar el puesto para el que fuimos contratados, si pido ayuda en determinado tema es posible que puedan pensar que necesitan otra persona que sepa de esto o de lo otro, más capacitado. Es una forma natural de cuidar el puesto, lo cual es natural y está bien, no tiene nada de malo. 

Pero hoy en día no tenemos que sabernoslas todas, es imposible tener experiencia en todo, no hay forma de que seamos como se hace todo. Todo lo contrario, hoy en día el mercado premia las habilidades específicas, se valora mucho más lo especializado que lo genérico

Hay ejemplos bastante dicientes en la medicina, nosotros vamos al especialista, quien nos resuelve el problema, y quien cobra por saber mucho de eso. No les da pena pedir ayuda, saben que se requieren complementar, entonces luego viene el anestesista, el fisioterapeuta, el nutricionista, y así muchos.

Otro ejemplo que aplica y mucho está en el fútbol y los entrenadores. Vemos como tienen su séquito de asistentes que los complementan. Algunos les manejan la línea delantera, otros la línea defensiva, hay casos de asistentes que están allí para manejar la motivación del grupo y evitar que se rompan. Estoy hablando de equipos grandes Europeos que ganan títulos, consiguen resultados y producen dinero.

Pedir ayuda está bien. Muchas veces por no hacerlo, lo que sacrificamos es la eficiencia y el resultado. 

Nos contratan es para que las cosas pasen, para que se agregue valor, sea cual sea nuestro negocio, para generar crecimiento. Eso hay que complementarlo obviamente analizando los números para saber si el valor de la cirugía paga los fees de los profesionales involucrados.

Para terminar, mi conclusión es que hay que hacerlo, levantar la mano y pedir ayuda es la forma de crecer, es real, es encontrar caminos, alternativas, diferentes experiencias a las que nosotros mismos tenemos. Lo que sí es irreal es seguir haciendo lo mismo y esperar resultados diferentes.

Un abrazo,

Miguel Andrés Rozo

Compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Relacionados

METÍ LAS PATAS CON TODO

En el podcast que tenemos con Andre Lievano, llamado doERs, quienes ejecutan su conocimiento, entrevistamos a Robbie Frye. Si no lo conocen, les recomiendo escuchar

Leer más

2 CONSEJOS DE ÚLTIMA HORA EN VENTAS

Son muchas las personas que no planean sus reuniones cuando tienen oportunidades comerciales. Los llama un cliente buscando revisar una cotización, queriendo conocer sus productos

Leer más