La culpa es de los amigotes que él tiene

La culpa es de los amigotes que él tiene

La culpa siempre es de los demás, no queremos asumir nuestras malas decisiones, o nuestras malas acciones, dentro y fuera de la empresa.

Hay algo que vi muchas veces durante mi adolescencia y que estoy viendo ahora que soy Papá y si tienes o manejas una empresa, es muy probable que te interese.

En mi época estaba más relacionado con las Mamás. 

Me podría aventurar a decir que todos tuvimos amigos que eran los más dañados del grupo y por lo general, las Mamás defendían de alguna manera el comportamiento de sus hijos responsabilizando a sus amigos. 

«Él es un muy buen hijo, con un gran comportamiento, lo que pasa es que se consiguió unos amigos terribles», solían decir. 

Hoy en día es mucho más repartido entre Papás y Mamás, escucho historias donde Papás responsabilizan a quienes organizan fiestas si su hijo salió tomado. La responsabilidad nunca es de su hijo.

Siempre la responsabilidad es de alguien más. No hay accountability. 

También están los golfistas, de esos conozco a varios, hacen un mal tiro, juegan una mala ronda y la responsabilidad es de alguien que se movió, alguno hizo un ruido indebido, del clima, del avión que pasó.

Jamás van a un campo de practica y la responsabilidad siempre es de los otros. Tampoco tienen accountability

¿Y esto qué tiene que ver con los negocios y con las empresas?

Tiene que ver con que en las empresas la falta de resultados, la falta de crecimiento, está en cabeza del clima por el fenómeno de la niña o del niño, de la inversión pública, del gobierno de turno, de la devaluación del dólar, de la cotización internacional del petróleo, de que hay mucha competencia (hasta deben dar plata esos degenerados, he llegado a escuchar).

¡Olvídense de eso! Tanto los problemas como las soluciones están en cabeza de la empresa.

¿Y esto qué tiene que ver con los negocios y con las empresas?

No les voy a decir que los amigos no influyen, también es innegable que jugar golf mientras llueve es más difícil. Pero, si pongo el trabajo, practico, me preparo, pido ayuda, a alguien experto que me ayude a corregir, con toda seguridad voy a jugar mejor, esté lloviendo o no.

Es el primer paso por tus resultados, hacer algo más, diferente, que te permita cumplir tus objetivos.

En este mundo tan cambiante en el que vivimos hoy en día, quedarse quietos es en realidad ir hacia atrás, es estar en una pista de carreras viendo como pasan todos cómo bólidos a 250 kms por hora.

¿Qué nos está salvando? Qué la gran mayoría están tan estacionados como ustedes, teniendo la pista al frente nuestro, estamos cómodos, así como estamos.

Ahora, si por alguna razón eres de los que entiende que debemos meter el cambio y acelerar, te podrás preguntar acerca de lo que debes hacer, como pudieras arrancar. 

Esa es mi razón de existir, pararme al lado de los Gerentes y dueños de empresas y potencializar sus resultados. 

Enfocado en que vendas más y mejor, que no dejes plata en tus procesos de negociación. Que verdaderamente le crees valor a tus clientes. Y te logres comunicar para que muchos más te conozcan y quieran trabajar contigo.

La decisión es tuya, la responsabilidad también, ¿eres accountable o estas esperando a que se resuelva orgánica e inercialmente?

Déjame tus comentarios,

 

Un abrazo

Miguel Andrés Rozo

CEO netING

mrozo@neting.co

www.neting.co

www.flow.page/mrozo

Compartelo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Post Relacionados

La clave está en los detalles

Podría nombrar una empresa, dar un nombre específico, pero la situación es tan recurrente que lo voy a dejar en empresas, les aplica a muchas.

Leer más